El Ordenador en el Cine. Cinco Grandes Momentos.

Encontrar una película estos días que no haga uso en su producción, edición o montaje de un ordenador sería como hallar la aguja en el pajar del famoso dicho. El camino transcurrido desde que Ray Harryhausen diera vida en pantalla al cíclope de The 7th Voyage of Sinbad (Simbad y la Princesa, 1958) o a los esqueléticos hijos de la Hydra en Jason y los Argonautas (1963) hasta hoy es, simplemente, abrumador. Y es que a veces me gusta imaginar que arranco de la butaca a un ojiplático espectador que está disfrutando del estreno en aquellos años de estos clásicos y lo empotro en una sala donde se está proyectando, por ejemplo, Avatar. Vértigos, mareos, taquicardias, sudores frios… el cuadro de ansiedad que podría darse sería de campeonato ¿verdad?. Recordemos cómo el público huía despavorido del teatro donde los hermanos Lumiere (inventores del cinematógrafo) mostraban “La LLegada del Tren a la Estación” 50 años antes de que Harryhausen empezara su carrera como técnico de fxs.

Pero no vamos a charlar sobre maquetas o técnicas de animación prácticas en “stop motion”. Estamos aquí para comentar cinco momentos concretos en la historia del cine en los que la infografía digital marcó casi a fuego la forma en que estos se plasmaban en pantalla. Vaya por delante que ésta es una pequeña lista en orden cronológico que he escogido a título personal, es más que probable que vosotr@s hubiéseis añadido o quitado otros momentos, dada la increible evolución de los últimos 25 años en efectos visuales digitales. Sed libres de proponer los vuestros en los comentarios, no faltaba más.

WESTWORLD (Almas de Metal, 1973)

No podía ser otro que el novelista Michael Crichton (Parque Jurásico, Congo, Esfera…) el director de este clásico de los setenta. Teniendo en mente que es más que probable que muchos de vosotros no la hayáis visto, me niego a comentar nada de su argumento al margen de señalar que grandes cineastas como James Cameron o Steven Spielberg fueron muy influenciados por esta “futurista” historia y por Futureworld, su secuela. Haceos un favor y vedla.

¿Y por qué Westworld?. Pues porque fue en Westworld donde por primera vez se procesarón y generaron digitalmente imágenes por ordenador para un largometraje de calado. La razón de esta “feature” fue pixelizar la visión en primera persona de “El Pistolero”,uno de los personajes principales de la historia, y poder así sumergir al espectador en sus retinas de un modo que acabó siendo, en aquellos días, realmente aterrador. Para que os hagáis una idea de la tecnología de la época, sabed que eran necesarias unas ocho horas de procesado para cada diez segundos de secuencia pixelada. Aquí tenéis el resultado:

TRON (1982)

Las aventuras del programador Kevin Flynn dentro del universo digital creado por él mismo fue una de las primeras produciones en incorporar de un modo masivo efectos especiales creados por ordenador. Fijáos si esto fue así, que cuando muchos de los técnicos de fxs vieron la suma importancia de éstos en la creación de la peli se negaron a trabajar en ella alegando que acabarían perdiendo sus empleos por culpa de esas condenadas máquinas. True story.

De cualquier modo, las herramientas para dibujo en alta definición ejecutadas en mini-ordenadores PDP-11/60, que tan buen resultado habían dado en algunas secuencias de Star Trek II: The Wrath of Khan (1982), se combinaron con ingeniosos trucos de fotografía y técnicas rotoscópicas tradicionales. De hecho, todas las escenas que transcurren dentro de la red están rodadas en blanco y negro y coloreadas a posteriori para dar esa ambientación tan especial.

Y ahora vamos con LA IRONIA, amiguetes. Tron fue nominada por la academia para el Oscar al mejor diseño de vestuario y al mejor sonido. ¿Y el de efectos visuales? preguntaréis. Pues ni una miserable mención, ya que los académicos, en un alarde de brillantez como pocas veces se ha visto, consideraron casi como “trampa” haber usado ordenadores y herramientas digitales de un modo tan intensivo y de ahí el vacio que se le hizo en los galardones dorados. Visionarios.

YOUNG SHERLOCK HOLMES (El Secreto de la Pirámide, 1985)

Os presento. El implacable espadachín de brillante armadura modelada en tres dimensiones que váis a ver en el video justo bajo estos párrafos es Glass Knight, una pasada de efecto visual que nos dejó boquiabiertos en aquella época y que le valió una nominación a Oscar a Industrial Light & Magic. Sí, astutos lectores, la academia ya empezó a reconocer que “quizás” la infografía tenía algo que decir en el séptimo arte.

Para poder tener en pantalla menos de un minuto a este fruto del delirio de un párroco de la Inglaterra del siglo XIX (ved la película) fueron necesarios 4 meses de trabajo de los artistas de ILM. De hecho, el caballero de vidrio tiene el honor de ser el primer personaje creado enteramente por ordenador para un largometraje comercial. Caray, cuando pensamos en lo que es capaz de hacer un programador hoy día con el Unreal Engine 4 en una semana… ¡el tiempo no pasa en balde!. Y sino que se lo digan al oscarizado John Lasseter, uno de los miembros fundadores de Pixar y encargado en aquellos entonces de supervisar los fxs digitales de esta peli. Vean:

FORREST GUMP (1994)

Los ochenta y los noventa fueron de la Industrial Light & Magic. Ken Ralston, George Murphy, Stephen Rosenbaum y Allen Hall subieron a recoger el Oscar a los mejores efectos visuales el año en que Forrest Gump ganó ese y cinco premios más de la Academia. El reconocimiento a la labor de aquellos magos digitales no fue en aquella ocasión por crear criaturas de otro mundo ni por poner en pantalla espectaculares batallas galácticas. La innovación fue la clave. El logro en aquel momento consistió sobre todo en hacer absolutamente creible la presencia de Forrest en momentos muy concretos de la historia americana reciente.

Así, pudimos ver a Tom Hanks insertado en imágenes de archivo charlando con John Lennon o dando la mano al mismísimo John Fitzgerald Kennedy. Fondos azules, modificación digital de labios… casi cada secuencia que requería tratamiento digital era alterada fotograma a fotograma. Trabajo de chinos, oigan. Y sí, a día de hoy nos parecen unos efectos sencillamente correctos, pero veinte años atrás ver las mutiladas piernas del teniente Dan en la cubierta del barco de Gump a plena luz del día nos parecía un verdadero milagro visual.

AVATAR (2009)

Es un hecho constatado que a James Cameron no le tose nadie cuando se trata de recrear ficción y en esta lista no podíamos dejar de mencionar esta oda al CGI. Cuentan por los mentideros que Cameron ya pensaba en rodarla a finales de los noventa pero que ningún estudio se atrevía con ella por la increible inversión que suponia para la época. A esto se le sumó que el propio cineasta, sabedor del mayúsculo nivel tecnológico que requería una producción así, no estuvo convencido de liarse la manta a la cabeza hasta que vio las magistrales técnicas de captura de movimiento de Gollum en Las Dos Torres.

Hicieron falta dos compañías de verdadero peso para Avatar. Weta Digital e ILM, que ya habían colaborado a mucha menor escala años atrás para otras películas como Contact o Van Helsing. No fue cosa de broma, gente. Weta creó unos 1800 efectos visuales stereoscópicos foto-realistas, la carga gráfica en las escenas generadas por ordenador era tal que se necesitaban una media de 40 horas para procesar cada fotograma y como de faraónico sería el proyecto que el  propio estudio tuvo que desarrollar nuevas herramientas y tecnologías sólo para tareas de animación. ¿Costoso?. Sí. ¿Complejo?. claro. ¿Rentable?. MUCHÍSIMO. Camerón se derrocó así mismo del trono al que Titanic le ascendió como la película más taquillera de la historia del cine que era hasta la llegada de Avatar, que tardó seis semanas (seis) en desplazarla a un meritorio segundo lugar. El rey había muerto. Viva el rey.

About the Author

J.L. Egea
Freak irredento con más consolas en casa que neuronas en la cabeza.

3 Comments on "El Ordenador en el Cine. Cinco Grandes Momentos."

  1. Y miren ustedes por donde apareció la aguja del pajar. Aquí os dejo el tráiler de Harbinger Down. Una peli de terror que se estrenará próximamente y cuyos efectos especiales son 100% prácticos. Nada de ordenadores.

  2. Te has dejado cintas como Abyss, de Cameron, Terminator 2 (Cameron) y Jurassic Park, incluso me atrevería a decir que Starship Troopers. Para mí, fueron un paso más allá en los CGI. A pesar de ellos, buen artículo.

    • Qué duda cabe. Sólo he mencionado cinco títulos, pero la lista podría haber sido 10 veces superior. No obstante, de esas que comentas, me plantee muy mucho meter Abyss. Como digo en el texto, a Cameron no le tose nadie en estas lides y Abyss en concreto tuvo su importancia ya que fue la primera vez que se recreó digitalmente un líquido en el cine de un modo tan realista. Sin duda recordarás la escena con el tentáculo de agua al igual que sabrás que ese fue el primer paso para llevar al multiforme T-1000 a la gran pantalla en Terminator 2 poco después.

      Y de Starship Troopers qué decir. Estás en todo lo cierto reinvindicando que esté ahí. Son unos cgis que han envejecido genial. 18 años y esos feroces aliens se siguen viendo como el primer día. ¡¡El servicio otorga la ciudadanía!!

      Has tenido buena punteria ;-P

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*